Así lo digo y lo mantendré delante del más pintado que creo que es Jesucristo, del que se han realizado más de 125.832 cuadros presentes en las principales pinacotecas del mundo.

Inciso: pinacotecas son museos con cuadros que también suelen colar alguna escultura que otra. La mayoría de las esculturas son como la tónica Finley que se la metían a la fuerza a los bares si querían comprar Coca-Cola, pero a los de los museos se la pela de lao.

Ahora la Finley se llama Nordik y parece otra cosa, pero no deja de ser una tónica de mierda comparada con la Schweppes de toda la vida. Schweppes cimentó su éxito en un producto excelente y un señor repelente con gafas. Se llamaba el hombre de Scwheppes y salía en unas campañas de televisión con cara de gilipollas, el pelo con un largo indeterminado y sin patillas… ni un poco.

Las patillas molan mucho, yo mismo llevo unas muy frondosas. Pero en los 80 y los 90 todo era bastante peor que en los 50, 60 y 70. Las patillas también, porque había quien las llevaba por encima de las orejas como el hombre de Schweppes, pero otros impresentables como los futbolistas y los italianos se las dejaban muy finas, que no sabe uno que es peor.

(Se acaba la cabriola) Los grupos españoles de los 80 y los 90 eran una mierda como las patillas italianas y la tónica Finley pero lo peor es que los que les han seguido continúan con esa especie de tradición de hacer música cutre, letras pretenciosas o ñoñas y elegir mal los nombres.

Me voy a centrar en los nombres de mierda que es lo que me ha traído aquí. Podría intentar categorizar para hacer este texto más manejable y así, de paso, utilizo la palabra categorizar que sirve para darle más fuste a cualquier redacción.

Grupos españoles con nombres “graciosos”

Pongo graciosos entre comillas porque es sarcasmo. En España se come mejor que en ningún sitio, tenemos muchas horas de sol y al Atleti de Madrid que son cosas objetivamente buenas. También tenemos cosas malas como el déficit, los periodistas deportivos y los equipos que empiezan por erre y acaban por “ealmadrid”. Después hay una zona gris bastante jodida en la que uno no sabe muy bien… por ejemplo el metro, Barcelona y el salero patrio que estás sobrevaloradísimos.

Como se supone que somos graciosos por definición, mucha gente se siente en la obligación de ejercer de simpático y ocurrente aunque sea medio imbécil (especialmente si es medio imbécil) y de esos lodos vinieron estos nombres de mierda.

Aquí englobaríamos a “cachondos” del nivel de Los Inhumanos que eran aproximadamente unos 180.000 tíos que daban pereza, una congregación de cuñaos salerosos. También estaban No Me Pises que Llevo Chanclas que eran graciosísimos lo que pasa es que yo no cogía la gracia esa. Mojinos Escocíos más ocurrentes, pero pagaba uno tranquilamente lo que costase en pesetas un formón para perforarse los tímpanos.

Grupos españoles con nombres pretenciosos

Queridos niños, acercaos a mi y os contaré una historia de antes que existiera Instagram. Cuando alguien iba de lo que no era se decía que era pretencioso (o gilipollas, dependiendo de la confianza) aún no se habían extendido el término postureo ni el Starbucks.

En aquella época campaban a sus anchas los Héroes del Silencio un nombre muy guay para un grupo en el que el cantante que era un híbrido de Raphael y Samantha Fox, decía cosas inconexas como:

La locura nunca tuvo maestro
para los que vamos a bogar
sin rumbo perpetuo
en cualquier otra dirección
con tal de no domar los caballos de
la exaltación la rutina hace sombra a las
pupilas

Es un especie de haiku, utiliza cultismos como bogar y medio rima con domar, así como dirección con exaltación. Comparado con los Inhumanos este señor del pelo cardado parecía el puto Lázaro Carreter, pero daba la sensación de estar sufriendo una isquemia.

Claro que luego estaba Danza Invisible (imaginad el cartelazo: Héroes del Silencio y Danza Invisible, uno podría pensar que ni bailaban ni cantaban y… bueno, eso). Danza Invisible se vació con el nombre, fue lo más poético que fueron capaces de hacer y por eso luego las letras de sus temazos decían:

Corazón de melón
Venus salida del mar
Del negro de un mejillón
Son tus ojos en su punto de sal

Estos follarían porque tenían un grupo de música, pero si tu te acercas a una joven y le dices: “tienes los ojos del color de un mejillón” pues la hostia se escucha en los 40 principales. Francamente ninguna mujer quiere seguir escuchando símiles si partimos de los ojos y los bivalvos.

Radio Futura… ¿Radio Futura? No sé a lo mejor se referían a la radio del futuro que sería donde se entendería una puta palabra de lo que decían. También pueden referirse a la radiación que habría afectado a Santiago Auserón dándole el súper-poder de hablar en sánscrito. A estos si que no los entendía ni dios, para muestra un botón:

Arde la calle al sol de poniente,
Hay tribus ocultas cerca del río
Esperando que caiga la noche

No te quedaba muy claro pero daba mal rollo, casi preferías al del mejillón que por lo menos le veías venir.

Grupos españoles con nombres más horteras que El Colonio

Podríamos dividir entre los que tenían nombre de orquesta de pueblo como Bacarrá, los que sonaban en los coches de choque en pleno esplendor como Azúcar Moreno. De hecho hasta bien entrados los 90 yo pensaba que la canción era así: tusojosbadidorobaronconcuentoslasangreylavíademicorasón TIRURIRU-TIRURIRU, o sea, creía que la sirena era un puto arreglo del tema. También en la línea de los autos chocantes estaba Camela, pero es que el cantante tiene toda la pinta de ir agarrado al palo de un cochecito de esos pintados con purpurina y el numero tres.

Es curioso que con lo bien que nos lo hemos montado siempre para la horterada a nivel nacional, de vez en cuando hayamos contado con refuerzos comunitarios y extracomunitarios como Al Bano y Romina Power. Al Bano era un poco lo que el Raphael nuestro, un tío con un nombre anodino que hace un requiebro y le sale ranísima. Albano colega, si estás leyendo esto: nunca podrías haber molado más que tu mujer que se apellidaba Power, POWER y no Carrisi que es nombre de aperitivo con bien de glutamato.

Saliendo de la feria había más horteras como Locomía, que ir a registrar ese nombre tenía delito. El funcionario llamaba a seguridad cada vez que te veía acercarte con el impreso.

Solistas

Aquí la cosa era mejor porque por aquel entonces no se había popularizado tanto el uso de nombres como Joshua o Kevin, en realidad estaban empezando a pegar pero esos niños no tenían edad de sacar discos.

Esa sobriedad de los Manolo García, Joaquín Sabina, Francisco… eran un remanso de paz. Pero claro, siempre había el que daba la nota ¿verdad Caco Senante?

Hasta aquí mi incendiaria soflama sobre los nombres de los grupos españoles cuando realmente importaban, cuando los grupos eran gente que cantaba (más o menos) y no las mamás y los papás del cole en Whatsapp.

 

 

 

La Oreja de Van Gogh…

 

 

Me cago en todo