Teletexto: el Internet vintage

//Teletexto: el Internet vintage

Teletexto: el Internet vintage

Vivimos en el futuro. En la época dorada de los cargadores USB, las croquetas de bacalao congeladas, los desinfectantes para el retrete con un aplicador que es un especie de émbolo dentro de un tubo que pega en la pared de loza un disco de un material con una textura entre viscosa y sólida de color verde fluorescente, las fundas para el móvil con orejas de conejo y las zapatillas con ruedas pequeñas que hacen que los niños se deslicen por los centros comerciales.

De entre todas estas cosas que nos hacen sentirnos mucho más guays que nuestros progenitores y ancestros más próximos, destaca Internet. La vida dospuntocero nos ha hecho más listillos, más vagos y más pesados.

Antes, por ejemplo, tu padre iba a comer con unos amigos a un sitio que hacían un arroz con bogavante del copón a 50 kilómetros del barrio, discutían ante la duda de si Alfonso Pérez fue pichichi de segunda división alguna vez (se quedaban con la incertidumbre) y volvía a casa con dos gintonics y sin dar el coñazo a nadie. Ahora pides puto sushi online, haces spoilers vía Siri (que ya es que ni te molestas en escribir) y subes fotos de cada plato y cada copa con cardamomo a Instagram, fotos que compartes luego en Twitter y Facebook acompañadas de un texto absurdo de tipo: “qué malo todo” o “sufriendo” (yo si que sufro con estas cosas).

Tendemos a pensar que esas autopistas de la información son todo, el alfa y omega, pero antes de ellas ya existían las carreteras comarcales de los datos: El Teletexto.

Si miras el mando a distancia de tu televisor Ultra HD Curved 4K 3D Smart Pro Pixel, vas a encontrar un botón con rayas que no sabes para que sirve (uno de tantos). Ese es el botón del Teletexto: la ventana al futuro de los cuñados de hace media generación. Te sorprenderá saber que sigue operativo y que es una alternativa real a todo lo que puedes encontrar en Internet. ¿No os lo creéis? estáis en vuestro derecho, pero esto es así y lo saben los chinos.

Leer noticias

La actualidad manda y los medios no son sólo los que todos sabemos. En la página 101 podemos encontrar todas las breaking news y sin comernos ningúna publicidad que nos atasque el ratón, ni se interponga en nuestras ansias de información.

Imagen del teletexto en su índice de actualidad pixelada

 

Las noticias son frescas, las secciones bien definidas, buena legibilidad… nada que envidiar a El País o El Mundo. De hecho, tiene algo que me atrae, ¡qué digo atraer! ¡me subyuga y me embriaga!: la receta del espectador (en portada, con dos cojones).

Tengo que hacerlo, tengo que saber que comen los espectadores del teletexto. Pues me he llevado un sobresalto de la leche, en la página 711 del teletexto de la Sexta, lo que hay es una página de citas gays. Os juro que es verdad, lo podéis comprobar en esta captura:

En la página 711 del teletexto se esta cociendo una buena

 

Una receta no es, eso casi podría jurarlo. Por otra parte, menudo sábado aburrido se van a pasar los dos chicos pasivos en Rubí. Me imagino la conversación perfectamente:

  • Oye, chico pasivo 1, traete un par de cervezas de la cocina.
  • Paso
  • Pues yo más
  • Pues vale

Y así hasta el domingo. Si hablamos de sexo creo que también se van a aburrir, pero yo que sé.

Ligar

Al hilo de esta “receta” podemos entrar en otra de las funciones turbias que comparten la Red de Redes y el teletexto: lo de pillar cacho, ligar, arrimar cebolleta, tocar pelo, ahumar la tostada (esta me la acabo de inventar, pero mola)

Todos conocemos Meetic (la web de los solteros exigentes, dicen), Badoo (la web de los menos exigentes ahumando la tostada) y Forocoches (que sale busques lo que busques).

En el teletexto hay un sistema mucho más oscuro. Se trata de los chats para “conocer gente”, que uno no sabe si ese “conocer” es un eufemismo o un arcaismo bíblico en plan “conocer varón”.

La categorización es una maravilla, se divide en pandillas y otras relaciones. Las pandillas son un pretexto para intentar pillar sin parecer tan desesperado, las otras relaciones son para pillar sin plegarse a la presión social. Al principio me intrigaba esta última categoría, me imaginaba relaciones realmente diferentes en plan pupilaje sensei-alumno, relaciones contractuales, compañeros de mili, pero no.

Veamos las diferencias con un ejemplo, que con eso y unas gafas es como mejor se ven estas cosas:

Amistad

quiere conocer amistades de zaragozaYolanda de Zaragoza se quiere divertir sanamente, vamos que le gusta ir a ver tiendas de alimentos ecológicos, pasear en bici y tal. La pobre no debe salir una mierda porque desea conocer… Zaragoza.

Otras relaciones

chica guapa y tío limpioEstos buscan un trío, aquí no hay un interés especial en conocer la basílica del Pilar. Uno no se encuentra en la horquilla que maneja esta pareja de swingers, pero si lo estuviera he de reconocer que me lo tendría que pensar mucho. Vale que la señora es un pibón, pero joder, estar buscando Cuenca con ella y que el marido se dedique a pasar la aspiradora debe despistar muchísimo, por más que pida permiso y perdón (por no hablar de lo feo que debe ser el hijoputa para que lo mejor que se pueda decir de él es que “está limpio y es educado”)

Ver publicidad

Esto es otra cosa que hacemos todo el tiempo, pero la publicidad del teletexto tiene un encanto especial. Los artistas del pixel gordo se lo tienen que currar cosa mala para hacer algo interesante con las herramientas que tienen.

Algunas veces no se molestan en intentar representar una figura, se limitan a jugar con la paleta de colores especial para provocar ataques epilépticos. Pero algunas veces ocurre la magia y nos epatan con su arte.

Lo mejor es que es un territorio sin ley en el que no entran ni los anunciantes a no ser que busquen pareja en Zaragoza, por eso nos encontramos cosas así:

pues pongo el logo de orange rojo por mis huevos

 

Cojo y me casco el logo de Orange rojo Vodafone y me quedo más a gusto que la madre que me parió, total.

Sobre el teletexto tengo pensado hacer más posts porque es un universo paralelo, un Second Life pero en obsol… un Second Life. Tarot y líneas eróticas serán mi próxima parada, pero eso ya otro día, que tengo ganas de estirar las piernas e insultar a algún vecino incauto.

 

 

By | 2014-11-12T21:46:26+00:00 Noviembre 12th, 2014|

6 Comments

  1. Christian Oliveira Noviembre 13, 2014 at 2:03 pm - Reply

    Lo mejor de todo, es cuando convergen las carreteras comarcales con las autopistas de 8 carriles de internet.

    TVE tiene el teletexto para verlo online!-> http://www.rtve.es/television/teletexto/

    Y la keyword teletexto tiene nada menos que 500.000 búsquedas al mes http://www.google.es/trends/explore#q=teletexto,+rajoy&geo=ES

  2. MiguelNicolasOS Noviembre 13, 2014 at 2:23 pm - Reply

    Pues mira la description del de antena 3.

    Teletexto de Antena 3 Televisión
    TELETEXTO ANTENA 3, 100. TAROT DE AMARAL…………. ALT-1 Anterior, ALT-2 Siguiente. Unterseiten, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, …

  3. mjchacon Noviembre 13, 2014 at 2:38 pm - Reply

    echo en falta hiperenlaces

    • MiguelNicolasOS Noviembre 16, 2014 at 2:27 pm - Reply

      ¡Hala: MJ Chacón!

  4. Noe Noviembre 16, 2014 at 2:03 pm - Reply

    Lo que más me ha gustado ha sido el copy “Receta del espectador”…. Te ha enganchado y no has sabido salir de ahí 🙂 Puro CRO xD

    • MiguelNicolasOS Noviembre 16, 2014 at 2:22 pm - Reply

      Pues fíjate que he ido justo al punto que quería. O a lo mejor no, pero como lo escribo del tirón, pues sale lo que sea.

Leave A Comment

Bender mola, Mazinger también, pero el resto de los robots... Por favor, mete el codigo para comentar *