Hace ya algunos meses que me serví de esta misma plataforma para denunciar la denigrante situación a la que se ven sometidos algunos de nuestros jóvenes, que se ven forzados a combinar su trabajo como modelos de fotos de stock con diferentes cargos en diversas empresas. También hace meses que me vengo sirviendo de una barra flexible de plástico de un store para amenazar al cartero, pero esto no viene al caso en este momento.

Me preocupa que caigamos en la personificación concreta en estos chicos y, por eso mismo, he decidido volver a abrir mi tribuna para exponer otro de los casos más sangrantes que existen en la actualidad: la escalofriante historia de la chica de contacto (no confundir con chica de contacto de las que salen en los anuncios de los periódicos y suelen alumbrar políticos).

Su nombre es Macarena Vargas Fitz-Patrick, una joven agraciada de ojos almendrados y una amplia sonrisa blanca como una mortaja almidonada. A Maca, como le llaman cariñosamente sus amigos, le encantaba ir al cine, a bailar o a hacer prácticas de tiro con su viejo arcabuz. Todo esto se truncó para siempre, se diluyó como orina en una piscina infantil el mismo día que dejó el hogar familiar y decidió ejercer su profesión vocacional, para lo que ella se formó, que no es otra cosa que ser la chica de contacto.

Empezó en una pequeña empresa (Abonos Alonso). Fueron seis meses de duro trabajo saliendo en una barra lateral, justo debajo de “otros servicios”, en un rincón en el que se helaba de frío en invierno. Pronto su imperturbable sonrisa le granjeo un gran número de ofertas que su condición de autónoma le hizo ir aceptando hasta llegar al punto de verse simultaneando un excesivo número de microempleos. Una simple búsqueda en Google Images nos revela la magnitud del drama y de como se le ha ido de las manos lo de los freelances a la muchacha (¡759 resultados!). Veamos algunos ejemplos:

Avolo

Captura de pantalla 2015-05-08 a las 19.37.40

 

Del Abono dio el salto al Avolo, que es una cosa que le puede pasar a cualquiera cuando está tecleando muy deprisa o desde el móvil (caprichos del señor Querty). El nombre de esta escuela de capacitación y adiestramiento aéreo me gusta mucho (no me gusta tanto como los bares, pero me gusta).

Afortunadamente este trabajo se puede hacer desde casa, sólo hay que sentarse delante de la chica negra desenfocada y mirar de lado, con lo que sirve cualquier estancia bien iluminada y con la suficiente profundidad de campo. Digo que afortunadamente puede trabajar desde casa por una razón: ese sitio parece una secta (al menos por la dirección postal). Si yo un día fundo una secta, cosa que no descarto, la montaría en la Senda del Amanecer de la Colonia Milenio III.

 

Sex Shop 69


Captura de pantalla 2015-05-08 a las 20.03.43

 

Este trabajo es el que menos le gusta al padre de Macarena, él que es de misa diaria (y cofrade) no puede tolerar ver a su niña vendiendo Dildos (que ella dice que se llaman así, pero son churras de goma de toda la vida de Dios).

No está muy bien pagado, pero por lo menos no ha vuelto a comprar pilas desde que entró a currar aquí.

Carros Chile

 

Carros chile

Carros Chile supone un auténtico reto, son los auténticos líderes en carros de arrastre de todo el Cono Sur. Por si el hecho de pertenecer a una corporación de ese calibre no fuera suficiente presión, tuvo que estudiar durante semanas para aprender lo que son sopaipillero, completero, churrasquero o mote con huesillo. También tardó bastante en ser capaz de decirlo de corrido.

Twitter de Cohiden

Twitter de Cohiden

Maca también dio el salto a las Redes Sociales. Si os fijáis en el mosaico de fotografías de la cuenta de Twitter del Simposio de Odontología Cohiden, podéis verla sonriente como siempre.

Este simposio es absolutamente delirante, de ser un odontólogo profesional yo me apuntaría sin dudarlo. Joder tienen actividades tan apasionantes como el paseo en tractor, la fogata nocturna o el toro mecánico. ¿Qué clase de dentistas se dedican a ir en tractor por el puto campo y hacer fogatas nocturnas? Lo del toro mecánico me parece acojonante, incluso he llegado a pensar que era un error tipográfico y se referían a un torno mecánico, que tendría mucho más sentido.

Esta es la historia de Macarena, todos somos Macarena.

Es duro, pero es importante que todos nos sensibilicemos con situaciones como esta. Juntos podemos conseguir que las Macarenas de este país puedan hacer carrera en una sola web y no tengan que vivir dramas como este.

Mientras sucede se produce un cambio social que es imprescindible, los estrenos de cine van sucediéndose con miles de butacas libres, las canciones resuenan en bares vacíos para que nadie las baile y los arcabuces se llenan de polvo en apartados rincones.